Etimología de NOSOTROS

NOSOTROS

Este pronombre personal, que viene a significar "Yo y otros más" vendría del compuesto de Nos y Otros. Nos, en un castellano antiguo era lo mismo que decir ahora Yo.

- Gracias: Jaime López Rodríguez



Puntualicemos unas cuestiones. El pronombre personal latino nos, ya significaba "yo y los que conmigo se asocian, nosotros". El latín nunca utilizó el nos con un significado similar al yo, más que como recurso literario de modestia esporádico entre ciertos escritores, nunca en el habla. Es falso también que el castellano antiguo utilizara en el habla corriente el "nos" con el valor de yo. El empleo de nos con valor de yo sólo aparece a partir de la Edad Media en boca de reyes y altas jerarquías eclesiásticas y seculares: es el plural mayestático. Pero esto no afecta para nada al habla común: la gente dice yo para referirse a sí mismo.

El pronombre latino nos (nosotros) se vincula a una raíz indoeuropea *nes-2 (nosotros), presente en muchas lenguas indoeuropeas. Sobre la forma latina nos, y con un sufijo -ter contrastivo, se forma también en latín también el posesivo noster, nostra, nostrum (nuestro).

En efecto nos es un plural sociativo. Un "yo" emisor en el acto de la comunicación nunca tiene plural más que el sociativo: el nosotros indicará siempre un yo y aquellos que conmigo están vinculados por relación lógica o contexto y en cuyo nombre también hablo o me apropio de su representatividad. De la misma manera vos (vosotros) puede designar en el acto de la comunicación no sólo al grupo de los receptores presentes (los distintos "tú"), sino también a un tú y a todos los que a él se vinculan por una relación lógica o de contexto.

En su función nominativa y vocativa, el romance acabó sobrecaracterizando estas formas con un otros (de alteros) de claro valor contrastivo. Alter es un pronombre, que si bien acabó desplazando a alius (otro, distinto, diferente), siempre conservó su valor contrastivo. Dotado de un sufijo -ter sobre alius, marca un elemento diferenciado necesariamente de un par, designando, unas veces "al uno", otras veces "al otro". Así se marcaba más fuertemente la distinción entre el grupo de los vinculados al yo hablante (yo y mi grupo, que son "los unos") frente al grupo del oyente (vosotros que sois "los otros").

Es absurdo postular que tal sobrecaracterización se debe necesariamente a usos mayestáticos del nos y el vos (con valor de yo y tú en fórmulas de majestad y pleitesía), usos que propiamente no existen en latín, donde a lo sumo como se ha dicho encontramos un nos de modestia como recurso literario, que no trasciende habitualmente al habla común que es la que ha generado nuestras formas. Y mucho menos es común en el habla romance corriente referirse a sí mismo con un nos mayestático. El romance sencillamente sobrecaracteriza frecuentemente las formas, tendencia ya existente en el latín vulgar tardío (recuérdese por ejemplo "conmigo", con una doble caracterización con cum, a partir de mecum-conmigo-, en la expresión redundante cum mecum). De esa sobrecaracterización nace la forma nosotros.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.