Etimología de NINI

NINI

La palabra nini es un neologismo que en España quizá se venga empleando desde hace una docena de años aproximadamente. La voz viene de la reduplicación de la conjunción copulativa ni, que procede del latín nec (y no, ni), forma que a su vez se vincula con el adverbio o partícula indoeuropea *ne (no, negación). Un nini es un joven, generalmente comprendido entre los 16-18 años y los 29, que es llamado así porque "ni estudia, ni trabaja" y suele vivir a costa de los padres. Según la Wikipedia, la denominación hispana "nini" vendría a corresponderse con lo que en inglés se designaría con el acrónimo NEET (not in employment, education or training) y los primeros trabajos sobre este fenómeno que alcanza a muchos países se dieron en Gran Bretaña, donde ya en 1999 se publicó un estudio sobre ello.

Este fenómeno de "los ninis" o de la "generación nini", que también se ha hablado así del asunto, no ha de confundirse con el alto grado de paro juvenil que aproximadamente desde el 2008 empezó a desencadenar en España la crisis, paro juvenil que viene a enmascarar el hecho "nini" que es totalmente anterior e independiente, pero con el que el nini actual puede autojustificarse, cuando no tiene nada que ver. Esta crisis, sabido es por todos, ha provocado enormes dificultades en muchos jóvenes, incluso preparadísimos, a la hora de encontrar un puesto de trabajo, que ha producido que temporalmente muchos hayan tenido que sobrevivir con subempleos, emigrando o siendo alimentados por sus padres o parientes. Pero esos no son ninis y generalmente buscan oportunidades y se acogen a todo aquello que les pudiera surgir, a diferencia de un nini.

El perfil del nini es muy distinto, nini que puede pertenecer a cualquier clase socioeconómica, media, media-baja, baja o incluso clase alta. Generalmente es un joven que abandona tempranamente sus estudios o los realiza sólo hasta edad inevitable u obligatoria, que rechaza realizar mayores estudios y está totalmente desmotivado para ellos. En tiempos más antiguos ese joven hubiera asumido que debía empezar a trabajar, seguramente en empleos poco especializados, en condiciones de aprendizaje, con un salario bastante más bajo que si tuviera estudios, esperar prosperar por su pericia y dedicación,… Pero actualmente en muchos casos no es así, de modo que estos jóvenes también están totalmente desmotivados para el trabajo y para buscarlo, rechazando todos aquellos empleos de esfuerzo, no gratificantes o que no les proporcionen un salario sustancioso para sufragar sus ambiciones de consumismo que suelen concurrir con su situación (de teléfonos móviles, juegos de ordenador, zapatillas o marcas deportivas, etc.). El resultado es un notorio porcentaje de jóvenes ociosos y apáticos, sufragados en todas estas cuestiones por los padres (que a veces son trabajadores y lo hacen con gran esfuerzo) hasta edades antes inauditas, que se levantan a las tantas de la cama, que pueblan parques y locales, que trasnochan conectados a internet y simplemente vegetan a la espera de que supuestamente "les toque la lotería" de algún trabajo chollo en que les paguen un cuantioso salario por apenas molestarse en algo, lo cual creen merecer por haber nacido.

A veces se ha dicho o publicado que el fenómeno de los ninis tiene mucho que ver con la exclusión o marginación escolar o social que les hace fracasar en los estudios o no tener oportunidades para realizarlo. Puede que en algunos países sea así, pero no en España donde el sistema educativo público y buena parte del privado es todo gratuito, y totalmente subvencionado excepto en la universidad, y además lleno de recursos de integración y de vías absolutamente facilitadoras para todos los que tienen dificultades, a la hora de titularse mediante programas que no han sufrido ninguna merma ni con los recortes presupuestarios de la crisis (estos, en relación a la actividad educativa en sí, sólo han supuesto en dos etapas, primero de un gobierno socialista y luego de un gobierno de derechas, un aumento de dos horas semanales en la jornada laboral del profesorado público y un descenso de sus salarios). Otra cosa es si la negación absoluta hacia los estudios de estos jóvenes procede de una situación familiar de marginación: pero como se comprenderá, si un joven se cría en una familia desestructurada, delincuente o del lumpen, que es el caso más minoritario, se trata de una situación social que excede a las competencias y posibilidades de actuación de las escuelas, liceos o instituciones educativas.

Generalmente el nini español no se debe mayoritariamente a estas causas y ni mucho menos necesariamente pertenece a una familia desestructurada o marginada. Es más bien un producto de la sociedad del consumismo y la opulencia aparente, y la ceguera que esto provoca en niños y jóvenes de clases medias, modestas e incluso altas. Pero sí es cierto que una situación que enfanga a un joven en un negativismo, tanto hacia la mayor formación como al trabajo, lo coloca en un especial riesgo de exclusión social o incluso de incurrir en formas de delincuencia que le proporcionen dinero fácil. En tanto los padres se prestan en general a subvencionar la vida de estos hijos que son entes pasivos, en parte por miedo a que incurran en esas conductas de riesgo y en parte por una culpabilidad debida a una especie de sensibilidad social generalizada que entiende al joven como "producto exclusivo de la educación recibida, factores ambientales etc." y atribuye cualquier disfunción de su carácter a un fallo de los padres y educadores, de manera que el joven es "irresponsable" por definición, como si fuera un tierno infante hasta los 30 años.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.