Etimología de NIEBLA

NIEBLA

La palabra niebla viene del latín nebŭla (bruma, niebla, vapor), con una síncopa que hace que se pierda la u y la diptongación habitual de la e breve en ie. De ahí también vocablos como neblina y nebulosa.

La palabra latina nebŭla depende de una raíz indoeuropea *nebh- (nube o bruma) que para Pokorny sería una variante de *enebh- (húmedo, agua, bruma). Esta raíz *nebh- es la que también genera en latín la palabra infijada nimbus (nubarrón, cielo nublado, aureola de nubes, nimbo) que ha generado nimbo y nimbar. Algunos, como Corominas, relacionaron con ese nimbus latino, que también el latín empleaba con el valor de recipiente para líquidos, la palabra castellana limeta (botella estrecha, sobre todo para vino), procedente del árabe hispano límma que dependería del latín nimbus. Esa hipótesis parece hoy menos sostenible y como el DRAE apunta, se hace derivar el vocablo andalusí límma del persa nime (media).

La raíz *neph- es también la que dio lugar en griego a la palabra νεφέλη (nephéle, en principio niebla, después también nube), de la que formamos palabras como nefelómetro (instrumento para medir la turbidez de un fluido, o el tamaño de partículas en suspensión, la "niebla" en sentido figurado), nefelismo (conjunto de rasgos que pueden presentar las nubes), o nefelomancia (adivinación basada en las nubes y su aspecto y forma).

Aunque el parecido de sus raíces sea notorio, la palabra latina nebŭla no tiene relación etimológica con nubes, que nos da nube, obnubilar, nublado, etc. Este vocablo nubes parece que depende de otra raíz indoeuropea *sneudh-, si bien la vecindad de forma y significados hizo que nacieran vocablos en latín que podrían ser producto de un cruzamiento, como nubila y nubilum, más bien referidos al tiempo nublado o a veces brumoso. Tradicionalmente se relaciona la raíz de nubes (nube, pero también velo o cubrimiento), con el verbo nubere (casarse la mujer, velarse), relación que muchos etimologistas aceptan, con lo que vocablos como núbil y nupcial pertenecerían a la familia etimológica de nubes, pero no de nebŭla.

- Gracias: Helena


La palabra latina nebula lleva el sufijo diminutivo -ula que encontramos en palabras como blástula, célula y cápsula. De la palabra niebla tenemos también:

  • Aneblar - cubrir de niebla, con la familiar combinación a- + sustantivo + -ar, que discutimos en la entrada de asombrar.
  • Nebladura - daño a las siembras, como resultado de la niebla. Esta palabra esta formada con el sufijo -adura que discutimos en la entrada de envergadura.
  • Neblinoso - abundancia de niebla, con el sufijo -oso que discutimos en la entrada de precioso.

Julius Pokorny y Calvert Watkins asocian nubere con una raíz *sneubh (casarse), diferente a *nebh- (nube o bruma) y *sneudh- (niebla).


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.