Etimología de NAVARRO

NAVARRO

El adjetivo navarro designa al habitante de la comunidad de Navarra en España, o a lo relativo a Navarra en general. Navarra es un relativamente pequeño territorio situado desde la zona más occidental del Pirineo hacia el sur, lindante con la comunidad de Aragón por el este, con la Comunidad vasca por el oeste y con la Rioja por el sur. La etimología de navarro y Navarra es muy discutida, aunque se tiende a admitir que deriva de un vocablo prerromano *naba (tierra llana situada entre montañas), que daría nava en castellano, o bien de nabar que sería probablemente el habitante de este tipo de tierra, y se discute si podría contener un segundo elemento -oa con el significado de zona o comarca (presente en su nombre vasco Nafarroa). Lo cierto es que con formas primitivas como Navarra y nabarros /navarros, estos vocablos aparecen por primera vez testimoniados en textos en latín del siglo VIII d.C. Nebrija, a principios del s. XVI afirmaba que podría venir de nava, latinizado y con un sufijo latino -aria, que daría Navaria y posteriormente Navarria.

Lo cierto es que este territorio en la antigüedad, previamente a la romanización, era zona sobre todo de vascones, a diferencia de las actuales provincias vascas que no lo eran y estaban habitadas por grupos celtibéricos, principalmente Várdulos, vascones que también extendían su hábitat por el Pirineo aragonés y que carecían de formas de urbanismo, de modo que la primera ciudad, hoy Pamplona, capital de Navarra, fue fundada en el s. I a.C. por el general romano Pompeyo, con el nombre de Pompelo o Pompaelo. En la Edad Media constituiría un reino independiente, surgido primero de un pequeño condado (condado de Pamplona) creado bajo los auspicios del estado carolingio francés a inicios del s. IX, como una pequeña entidad política que sirviera de tapón frente a posibles avances musulmanes, y resurgido como reino de Pamplona el año 824, con su primer rey, Íñigo Arista, y luego ya transformado oficialmente en reino de Navarra en torno al s. XII. Fue reino independiente hasta que, tras una guerra civil, intervino Fernando el Católico que en 1513 fue nombrado rey de Navarra, incorporándose el territorio al conjunto de los reinos de la Corona española.

El nombre navarro designa también a una protovariedad romance perdida, distinta del castellano y de otras lenguas romances peninsulares. El romance navarro, hablado en el centro y sur de Navarra, testimoniado por escrito por primera vez un par de siglos después que el romance castellano, aunque lógicamente debió de ser tan antiguo como este, es la variante más occidental del llamado romance navarro-aragonés, el único que parece haber podido sufrir una influencia directa de un sustrato vasco pirenaico, y por cierto que nos sirve para refutar la tan cacareada hipótesis de que la aspiración de la efe latina en castellano es por influjo vasco: en romance navarro, el más directamente influenciado por el vasco, la efe latina se mantiene, junto con otros rasgos que conservan en mayor medida grupos latinos que en el castellano. Este romance, bien vivo en los siglos XII y XIII, desde los siglos del XIV y XV va siendo desplazado y minimizado totalmente por la expansión del castellano, que castellaniza totalmente incluso las áreas aragonesas.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.