Etimología de MESALINA

MESALINA

La palabra mesalina (que se asocia con meretriz, prostituta o ramera) proviene del nombre de la esposa del emperador romano Claudio, mujer de costumbres licenciosas y bastante depravada. Se cuenta que hizo un concurso con la prostituta más famosa de Roma a fin de establecer cuál de las dos mantenía más relaciones sexuales seguidas. La prostituta romana se rindió luego de 200 hombres, Mesalina le gritaba que regrese para finalizar con la apuesta, pero la mujer se retiró diciendo "Esta infeliz tiene las entrañas de hierro".

- Gracias: Iván Noboa


Diferentes historiadores romanos (Tácito y Suetonio principalmente) refieren que Valeria Mesalina, la tercera esposa del emperador Claudio I, además de cometer numerosos adulterios con nobles, soldados, esclavos y gladiadores romanos, abandonaba por la noche el palacio imperial para exhibirse, vestida con un strophium (especie de "biquini") de lentejuelas, y prostituirse en el barrio de la Subura (lugar de prostitución en Roma) bajo el nombre de guerra de Licisca (= "mujer-perra" o "mujer-loba"): habría llegado a conseguir de su esposo, bajo la acusación falsa de haber intentado seducirla, la condena a muerte de algunos cortesanos que no accedieron a sus requerimientos sexuales. Retó a un concurso a la prostituta más famosa de Roma, concurso que aparece descrito por el poeta satírico Juvenal en su Sátira VI (Contra las mujeres). La prostituta romana se rindió, exhausta, después de ser poseída por más de doscientos hombres, y, aunque Mesalina le gritaba que regresase para finalizar la apuesta, la mujer se retiró diciendo: "Esta infeliz tiene las entrañas de hierro". Mesalina acabaría casándose con Silio, uno de sus amantes, lo cual provocó finalmente su desgracia: enterado del delito de bigamia, el emperador Claudio condenó a su esposa -la cual contaba con tan sólo veintitrés años- a muerte. Incapaz, por cobardía (y porque confiaba en recobrar el favor del débil Claudio) de darse muerte a sí misma, fue finalmente decapitada por un centurión.

- Gracias: Supino


Es posible que mesalina se asocie en algunos lugares con prostituta, puesto que la fama que nos ha llegado de ella relata esas cosas. Sin embargo, siendo esa la explicación, de ningún modo debemos creer a pies juntillas lo que dicen las fuentes. En historiografía sabemos que ni Suetonio, ni Juvenal son fuentes históricas fiables, aunque literariamente escribieran cosas que nos gusta leer. Ellos se basaron muchas veces en los llamados "libelos infamantes" para sus historias. Los libelos infamantes eran un producto muy común en la época de los primeros emperadores. Eran quaderna por lo general, los típicos cuadernillos de 4 hojas de papiro barato de recorte, que la gente utilizaba como soporte para horóscopos, cotilleos sociales, recetas, cuentos, noticias..., los escribían y los intercambiaban como si fueran revistas del corazón. En buena parte había gente contraria a la existencia de un emperador y partidaria de la mera república que los romanos habían tenido durante cinco siglos, Por eso denigraban en ellos anonimamente al emperador y a los miembros de su familia, y por eso recogen miles de exageraciones fantasiosas. En otras ocasiones los escritores de libelos aprovechaban la situación de un personaje caído en desgracia (ya fuera condenado por el emperador, ya fuera un propio emperador destituido) para practicar una damnatio memoriae popular, de modo que se le atribuían atrocidades desmedidas para agradar al emperador que tenía el poder y legitimar sus acciones anteriores. Es por eso que históricamente, los datos han de ser tomados con gran cautela. En el caso de Mesalina entre otras confluyen ambas cosas y por eso la historia real de esta mujer es muy dudosa. Entre otras, Claudio probablemente se había fijado en la bellísima Agripina y quería tomarla por esposa, cosa que no podía hacer si no se deshacía de Mesalina. Es posible que ésta a su vez tuviera algún amante o se le imputara, motivo por el cual Claudio la condenó. Pero es bastante difícil de creer que una emperatriz, siempre fuertemente custodiada por escoltas a las órdenes del emperador, visitara constantemente los burdeles de Roma sin saberlo el emperador. Los hechos no cuadran en absoluto. Además, si tal hubiera sido, los hijos de Mesalina hubieran sido relegados inmediatamente por sospecha de falsa paternidad, lo cual nunca sucedió. De hecho la hija, Octavia, casó con Nerón, el hijo de Agripina que sucedería a Claudio. Fue Nerón el que se encargó de eliminar a Octavia y a su hermano Británico, mucho más tarde.

Nerón, por cierto, destituido y obligado a morir, es también objeto de una damnatio memoriae que le atribuye hechos falsos. Fue sin duda un mal emperador al final, pero parece que nunca quemó Roma ni otras barbaridades que a su muerte se inventaron para legitimar mejor el golpe de estado contra él.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.