Etimología de MATAR

MATAR

Según el DRAE 1, la palabra matar es de origen discutido. Algunos 2, 3 han propuesto que viene de mactare, un vocablo de la lengua religiosa que significa sacrificar (un animal) a los dioses. Pero esta palabra no se usaba para expresar la idea de matar una persona, la cual se expresaba con occidere, interficere, necare o interimere. Además, el grupo -act- (mactare) hubiera dado -ech- (mechar), como en hecho (de factum) y barbecho (de vervactum).

Según Corominas, 4 vendría del latín vulgar *mattare (golpear) derivado de mattus (estúpido, dio matto en italiano). Recordemos que matar es una palabra tabú, y por ente se usaría un eufemismo (ver: difunto). A mi me parece que mattare, vendría de *mattea, un derivado de mateola (arma que consiste de un palo largo con una bola de hierro en la punta), la cual nos daría las palabras maza y mazo.

También podría venir del persa a través del árabe y estaría relacionado con mat, de sha-mat (jaque-mate, que discutimos en las entradas de ajedrez, mate y cheque).

Fuentes:

  1. Diccionario de la Real Academia Española - 22ª Edición - 2001.
  2. Diccionario Etimológico de la Lengua Castellana (Ensayo) - Dr. D. Pedro Felipe Monlau - 1881.
  3. Dizionario Etimologico della Lingua Italiana de Ottorino Pianigiani - 1907.
  4. Breve Diccionario Etimológico de la lengua Castellana - Joan Corominas - Tercera edición - 1973.

Pues sin duda la hipótesis más clara y asumida en la práctica por cuantos enseñamos etimologías, es a partir del latín mactare (sacrificar), que entró por el latín vulgar, hasta el punto de que hoy en día no se discute su etimología. No pudo evolucionar jamás según el grupo ct -> ch, sencillamente porque partió de la forma vulgar del verbo atestiguada que ya había sufrido una asimilación consonántica habitual1: mactare (latín culto) -> mattare (latín vulgar del habla) -> matar. Además por supuesto se usó como eufemismo, ya que mactare / mattare es sacrificar inmolando una víctima a los dioses, golpearla en la testuz desnucándola (era el método habitual). El mattare del latín vulgar a que alude Corominas viene precisamente, no de mattus que no tiene nada que ver (significa borracho y empapado en un líquido y a partir de ahí estupidizado por la borrachera), sino de mactare, y está bien demostrado. En cuanto a que venga del persa a través del árabe es un absurdo (aplíquese la navaja de Ockham o ley de la economía lógica): teniendo una etimología clarísima y directa y demostrable, no tiene sentido alguno buscar orígenes indirectos y rebuscados.

Mactare, término de la lengua religiosa que se vulgariza, viene de mactus, palabra que los antiguos explicaban como contracción de magis auctus (más incrementado, más dignificado) y cuya etimología exacta no está clara, y que es adjetivo que en las antiguas plegarias se aplicaba a la ofrenda o víctima del sacrificio, para indicar que era escogida y dignificada como ofrenda a los dioses.

Relieves romanos con escenas de sacrificio - Foto cortesía de Elena Pingarrón

Estos relieves romanos muestran escenas de sacrificio. La acción de mactare (sacrificar una víctima), conllevaba las siguientes fases: primero se drogaba al animal para llevarlo atontado, ya que había que lograr que bajara la cerviz: si se ponía bravo y se resistía al sacrificio, éste no se podía celebrar.

Relieve romanos con escenas de sacrificio. Foto cortesía de Elena Pingarrón

A continuación actuaba un sacerdote experto, el mactator o matador, que llevaba una maza de largo mango con la que asestaba al animal un rápido golpe en la nuca (a veces esa maza es sustituida por una especie de bate o basto). Casi al instante se le abría la yugular al animal con el cuchillo sacrificial para recoger su sangre. Después de esto se abría el animal y se comprobaba si sus vísceras estaban en buen estado: de no ser sanas o normales, el sacrificio no era válido. Luego se desollaba y troceaba la víctima, separando las partes que se asaban y se repartían entre los fieles, y las que se quemaban directamente en el altar para los dioses.

Nota:

  1. Otros ejemplos:
    • punctu(m) -> punttu(s) -> punto
    • auctor ->auttor -> autor
    • amictu(m) -> amittu(m) -> amito

- Gracias: Helena


Las dos entradas de arriba fueron publicadas en febrero del 2011. En diciembre del 2017 encontré las notas sobre Makiel de Dworkin1. Este nos dice que:

  • Makiel sostiene que la etimología a partir de mactare no es posible, pues no sigue las leyes de evolución fonética. Siguiendo estas leyes mactare hubiera dado *mechar, igual como lectu dio lecho y nocte dio noche.
  • Makiel la propuesta de Corominas de que matar viene de mattus, por problemas semánticos. Hay demasiado trecho entre estúpido y matar. Además es poco posible que un verbo como matar derive de un adjetivo.
  • Makiel y Corominas descartan la posibilidad árabe, pues el verbo matar estaba presente en el castellano antes de que el juego de ajedrez fuera introducido en occidente.
  • Makiel nota que en el latín hablado hay verbos terminados en *-(t)iare que también producen -(t)are. Por ejemplo: captare nos da catar y su pareja *captiare nos da cazar. La palabra italiana mazza es derivada de un latín *mattea (maza). Así Makiel expresa que debe haber un verbo *mattiare y un análogo *mattare. Así se explicaría el castellano matar y el italiano amazzare.
  • Dworkin5 descarta la propuesta de Makiel, pues no hay otros verbos en romance que apoyen la reconstrucción del verbo *mattiare. Para él la etimología a partir de mactare, no presenta problemas fonéticos, dando estos ejemplos: tractare -> tratar, fructa -> fruta.

Ahora noto que el DLE2 (sucesor del DRAE) acepta la etimología a partir de mactare. Me pregunto si fueron convencidos por la aportación de Helena.

Fuentes:

  1. El origen del esp. Matar: una propuesta Etimológica inédita de Yakov Malkiel - Steven N. Dworkin - 2015
  2. Diccionario de la Lengua Española - en línea - 2017.

Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.