Etimología de HOLLAR

HOLLAR

El verbo hollar, pisar o comprimir algo con los pies dejándolo hundido, viene del verbo latino fullare (pisotear, comprimir repetidamente con los pies). De ahí también, con diptongación de la o cuando es tónica, derivamos la palabra huella.

Pero lo verdaderamente curioso es el origen de este verbo vulgar latino fullare. El verbo se deriva del vocablo fullo, fullōnis, que designaba tanto al propietario, como a los empleados y trabajadores de los negocios romanos de lavandería-tintorería, que también funcionaban a veces como batanes. Este tipo de negocio muy habitual y abundante en las ciudades romanas se llamaba fullonĭca. En Pompeya por ejemplo, una ciudad de tamaño reducido si la comparamos con grandes capitales como Roma, se han hallado los restos de una docena de este tipo de establecimientos. Los romanos llevaban a la fullonĭca sus prendas grandes de lana, lino o algodón, sus mantas, etc., para ser lavados, también se efectuaban allí labores de teñido de prendas, telas y paños, e incluso se preparaban para su compactado y comercialización final las grandes piezas de paño de los talleres textiles. Generalmente el proceso de lavado se iniciaba sumergiendo la ropa en balsas cuadradas y poco hondas en una solución de orina y cenizas que daba una solución alcalina similar a la lejía que actuaba como desengrasante y quitamanchas. Después se pasaba a unas balsas de aclarado y se iniciaba el proceso de lavado propiamente dicho y ahí actuaban los fullones, que lavaban la ropa dispuesta en balsas poco hondas pisoteándola constantemente con los pies como los que pisan la uva, lo cual contribuía también a suavizar el tejido. La ropa finalmente se aclaraba, se secaba y se pasaba a las prensas de planchado, para ser entregada en perfectas condiciones. Había también secciones de teñido de prendas, bien para recuperar un color desvaído, o bien para cambiar el color de un paño o una prenda. En cualquier caso en todos los procesos el pisado de las prendas era fundamental. De ahí que el verbo fullare se refiriera en origen a la acción de los fullones.

La palabra fullo, fullōnis es un viejo vocablo técnico que no tiene paralelos conocidos. Como curiosidad, los romanos la aplicaban también a un tipo de escarabajo, quizá por la capacidad que tenía de saltar, como nos documenta Plinio en el s. I d.C.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.