Etimología de HETEO

HETEO

El término heteo viene del latín tardío Hethaeus,y se refiere a un antiguo pueblo conocido por los hebreos del que modernamente se sabe que son los hititas, o más bien neohititas, que seguían recibiendo su nombre. El vocablo está sacado de la literatura bíblica en latín y aparece varias veces en la Vulgata, por ejemplo en Génesis 26, 34 en que se dice que Judith era hija del heteo Beeri, en Josué 11, 3, en que aparece Hethaeus en acusativo entre una serie de gentilicios, en el libro de Samuel y algún otro. Fuera de los textos bíblicos el gentilicio se halla en la obra de San Jerónimo Adversus Iovinianum, lib I, 24, 254, 21 en que hace referencia a cuando el rey David mata a su general Urías que era heteo para quedarse con su mujer Betsabé. Al mismo episodio se refiere Casiodoro en su Expositio psalmorum, psalmus 131, 57, citando igualmente el vocablo Hethaeus en acusativo. San Isidoro de Sevilla en la obra Mysticorum expositiones sacramentorum seu Quaestiones in Vetus Testamentum, In Deuteronomium, cap. 16, par. 1, 366, 20, dice que cuando Dios introdujo a su pueblo en la tierra prometida destruyó para ello a siete pueblos más numerosos y fuertes y entre ellos nombra al pueblo Heteo.

El Thesaurus Linguae Latinae identifica la forma Hethaeus con todas estas formas: Cethaeus, Cetius, Chettaeus, Chetteus, Chetti y Chettus (además de alguna otra).La forma Cethaeus aparece en efecto como equivalente a heteo en Cipriano el Galo (s. IV-V d.C.) y Ruperto de Tuy (s. XI-XII). La forma Cetius aparece también en Cipriano el Galo con el valor de heteo, bien es verdad que aparece mucho antes en Plinio, pero en Plinio se refiere al nombre de un río de Asia Menor. Chettaeus aparece en San Jerónimo en el Liber interpretationum hebraicorum nominum, 4, 18, en que lo relaciona con Heth el hijo de Canaán, diciendo que lo que sucede es que el hebreo no refleja la Ch sino H. Chetteus se testimonia en Agustín de Hipona (Contra Faustum, 22, 87, 18). Chettus o Chetti aparece de nuevo en Cipriano el Galo (Heptateuchos, verso 549).

Todas estas formas con Ch es que han pasado por el griego en que una aspiración fuerte h fue plasmada con una χ, probablemente también por influencia egipcia ya que los egipcios llamaban a los hititas Kheta, Khita o Heta, y luego esa χ fue transcrita al latín por ch. En efecto en Septuaginta Hethaeus aparece como Χετταίος, "Chettaíos" (ver por ejemplo Génesis, 26, 34). Parece que podemos pues afirmar que Hethaeus es una latinización directa del hebreo ḥittī, que es el nombre que se les da, mientras que esta voz se helenizó en las versiones griegas como Χετταίος, voz que también se pasó al latín generando las versiones Cethaeus, Cetius, Chettaeus, Chetteus, Chetti y Chettus.

Heteo es hoy una denominación prácticamente desechada para hitita que normalmente nadie usa en medios científicos o históricos. Lo que pasa es que los hititas en general fueron los grandes olvidados de la historia hasta que en el s. XIX fueron sacados a la luz poco a poco por la progresiva investigación y acuñado en el ámbito de las ediciones bíblicas protestantes del Renacimiento el término generalmente hoy aceptado de "hitita" (ver hitita) y que hoy emplea todo el mundo, aunque a inicios del s. XIX en el ámbito francés aún se prefería heteo. Pero antes de conocerlos a fondo, en el ámbito católico tradicional se empleaba el término "heteo" como referido a un pueblo antiguo que citaba la Biblia y tal, del que no se sabía mucho y que después se identificó como una denominación de los hititas. Pero en realidad los hebreos no conocieron a los hititas clásicos de su época de esplendor, que son del segundo milenio a.C. (desarrollan su poderoso imperio entre el s. XIX y el XII a.C.). Los hebreos en realidad a los que conocen es a los que históricamente llamamos neohititas, que en realidad son los restos de aquel gran imperio anatólico. Después del s. XII, cuando los hititas son casi aniquilados, establecen unos pequeños reinos aislados en el área nororiental de Siria, donde ya conviven con poderes arameos y otros grupos. Estos pequeños reinos tienen una vida que se prolonga hasta el s. VIII a.C. en que son barridos y absorbidos por los asirios. Y son esos hititas tan tardíos los que en su última fase de existencia llegan a ser conocidos por los hebreos entre los pueblos próximos a la zona que ellos habían ocupado.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior e inferior de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.