Etimología de HERPES ZÓSTER

HERPES ZÓSTER

Herpes zóster viene del latín científico herpēs zōstēr, documentado desde los siglos XVIII-XIX en la literatura médica, con el significado literal de "faja o cinta (zōstēr) que se asemeja a una serpiente (herpēs), debido a que en esta enfermedad aparecen lesiones cutáneas vesiculosas que siguen el trayecto del nervio sensitivo afectado, dando la apariencia de una faja o franja serpenteante.

Herpes proviene del latín herpēs, que Plinio el Viejo (s. I d.C.) utilizó para denominar a un animal desconocido, quizás una serpiente, y el médico romano Celso aplica el término para referirse a ciertas lesiones de la piel. Durante el Medievo se siguió utilizando en latín para diversas lesiones cutáneas. A su vez, herpēs fue tomado del griego antiguo έρπης = herpes, que significa 'que se desliza como reptil', de έρπειν (herpein), 'deslizarse', 'arrastrarse como un reptil', tal vez en alusión a la tendencia de la erupción a deslizarse o diseminarse de una parte a otra del cuerpo, o simplemente, por la apariencia de una serpiente o culebra. Este vocablo se asocia a la raíz indoeuropea *serp- (arrastrarse).

Zóster proviene también del latín zōstēr, vocablo que Plinio utilizaba para referirse a 'una especie de fuego sacro que rodea al cuerpo y mata' o 'cierta erupción que forma como un cinturón sobre la piel', muy probablemente estaba describiendo al herpes zóster o zona. Plinio también llamaba zōstēr probablemente a una planta fanerógama marina de la cuenca del Mediterráneo, de aspecto cintiforme, con el nombre botánico de Posidonia oceanica, que Linneo llamó Zostera oceanica. Zōstēr es préstamo del griego antiguo ζωστήρ, que era una especie de faja o cinturón, tal vez de cuero cubierto por hojas de metal, que rodeaba el lomo de los guerreros, y era asegurado abajo con un broche o gancho de oro, citado por escritores griegos de la antigüedad como Homero, Heródoto y Sófocles.

Como ya se mencionó, el Herpes Zóster es una enfermedad viral aguda que inflama las raíces dorsales de nervios craneales o espinales, y se acompaña de erupción de vesículas a lo largo del trayecto del nervio afectado, que aparece casi siempre a solo un lado del cuerpo. Se trata del mismo virus que produce la varicela.

Comúnmente, las lesiones se localizan en el torso, los muslos o el rostro, siendo particularmente peligroso cuando afecta la zona oftálmica, pues puede llegar a dañar el ojo hasta producir ceguera permanente.

Existe además el herpes simple (del latín simplex,'uno'), una patología mucho menos grave que suele aparecer en la piel, en los labios, la cavidad bucal o los genitales.

También hay registros históricos sobre la mención de esta enfermedad u otras semejantes por el médico griego Dioscórides (40-90 d.C.) y por el romano Escribonio Largo, también en el siglo I d.C.

Pero los antiguos no diferenciaban al herpes zóster de otras enfermedades eruptivas; siendo hasta el siglo XVIII, cuando el médico inglés William Heberden (1710-1801), distingue este padecimiento de la viruela.

- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rodríguez.


La asociación de está enfermedad con los reptiles continúa aún, pues comúnmente sigue llamándose a la misma "culebrón".

- Gracias: Ruben Sastre


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.