Etimología de HEÑIR

HEÑIR

La palabra heñir proviene del latín fingere. Este es un buen ejemplo de una palabra patrimonial, pues al igual que en facere, fervere, furnus, la f- inicial cambió a h- (hacer, hervir, horno). Según Menéndez Pidal, este cambio es debido a la influencia de un estrato vasco, donde no existía ese fonema. Por la vía culta hemos tomado el doblete fingir (ver fingir), manteniendo su f-.


Los vascos no cambiaron ninguna f inicial porque no fueron hablantes de vasco los que generaron el romance castellano y es un error mayúsculo y una barbaridad decir que el castellano tuvo un sustrato vasco (como mucho el vasco fue un adstrato y no tan próximo, de escasísima o casi nula influencia). Creo que ya está bien de repetir una hipótesis caduca y superada de Menéndez Pidal sobre el supuesto sustrato vasco.

  • Primero: los vascohablantes no vivían en esa época en las zonas de generación del romance castellano. Curiosamente sí vivían en el Pirineo y Prepirineo navarro, y justamente allí, en más seguro contacto con ellos, se generó un protorromance navarro del que tenemos constancia y que sí conserva la f inicial (¿cómo se explica pues eso?).
  • Segundo: difícilmente podrían sustituir los vascos o su influencia una f inicial o intervocálica por una hache aspirada (y sabemos que en principio esas haches originadas en efes eran aspiradas), cuando el vasco medieval carecía también de fonema aspirado (para sustituir un fonema por uno propio, tiene que existir ese propio en la propia lengua.
Se trata pues de una elucubración imposible lanzada por Menéndez Pidal al haber observado simplemente que también el gascón (romance de la Gascuña, al suroeste de Francia, zona de contacto con vascos) también aspiraba la f latina en contacto con vocal.

La realidad es muy otra. Sabemos que la f latina no era uniforme y presentaba diversos alófonos, sobre todo en lengua vulgar (bilabiales, aspirados...) lo cual se manifiesta en la abundante epigrafía vulgar del imperio romano, en que la gente escribe "fonéticamente" y la f es sustituida por otros grafemas. La f labiodental sorda sólo se mantenía en las pronunciaciones cultistas. En concreto sabemos de la fuerte tendencia a la aspiración en zonas suditálicas y en Cerdeña. Y curiosamente fueron estas zonas las que aportaron el grueso de contingentes de población latinoparlantes en la romanización de Hispania. En las guerras celtibéricas (s. II a. C.) el grueso de las legiones romanas estaban constituidas por soldados suditálicos, que luego eran asentados en Hispania en colonias y otros tipos de asentamiento. Sabemos de su origen suditálico no sólo por testimonios históricos, sino sobre todo por la onomástica que aparece por doquier en epigrafía funeraria e incluso en numismática. Y curiosamente, en el romance calabrés haba (del latín faba) se dice hava, hierro (del latín ferrum) se dice hierru, etc. (es decir, aspiraron la efe, y luego también la enmudecieron). Los sardos no sólo la aspiran sino que la hacen desaparecer totalmente. Y además hay un montón de efes aspiradas o incluso perdidas en rumano, y hay que recordar que Rumanía (la Dacia), en un periodo mas tardío (conquistada por Trajano a inicios del s. II d.C.), fue masivamente repoblada por campesinos procedentes del sur de Italia y las islas mediterráneas, tradicionalmente los más pobres y más superpoblados y necesitados de tierras. Más bien hablaríamos pues de viejas tendencias dialectales itálicas dentro del latín trasladadas a muy diversos lugares del Mediterráneo o Europa.

La f, según las hablas de la gente, incluso en los mismos territorios, nos ha dado muy diversos resultados (aspiración, aspiración y eliminación, v, b, etc.). Y en castellano medieval lo que se da es una clarísima diglosia (por así decirlo), de la f. Mientras la f se aspira en el castellano de las clases populares (y curiosamente se aspira más cuanto más al sur, es decir, cuanto más lejos de los vascos), los grupos más cultos de hablantes castellanos se esfuerzan por mantener la f latina clásica. Es por eso que esas efes siguen manteniéndose en la grafía hasta el siglo de Oro, y sin duda pronunciándose muchas por los grupos más letrados, y es por eso que en la literatura medieval encontramos incluso fenómenos de hipercorrección por los cuales palabras en realidad de origen árabe que llevaban un fonema aspirado, son escritas con efe en la idea de que se trataba la aspiración de una corrupción vulgar de la efe.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.