Etimología de CALIFATO

CALIFATO

La palabra califato (territorio controlado por un jefe supremo político y espiritual de toda la comunidad islámica) viene de califa y este del árabe خليفة (ḫalīfa = jefe supremo). Un califa tiene mucho más poder que un emir. Un emir es sólo un jefe político, mientras que un califa, tiene un poder religioso y político absoluto. Cuando los musulmanes conquistaron gran parte de España establecieron un Emirato en Córdoba. Este dependía del Califato Omeya establecido en Damasco, en Siria. Este emirato duró desde 711 a 756, cuando se independizó políticamente, pero siguió existiendo dependiendo religiosamente de Bagdad, en Iraq. En 929 el emirato de Córdoba se convirtió en Califato bajo el califa Abderramán III.

Situación inicial del emirato - Mapa cortesía de Elena Pingarrón

Situación en el año 1000 Califato - Mapa cortesía de Elena Pingarrón


El califa es nada menos que el sucesor de Mahoma y debe estar emparentado por sangre con Mahoma. Es un cargo hereditario y de linaje. En principio califa sólo hay uno en el islam y todos los musulmanes le deben obediencia. Lo que sucede es que este rango recayó en la familia de los Omeya que eran descendientes de un sobrino del bisabuelo de Mahoma y tenían su capitalidad en Damasco, donde ejercen el califato de 661 a 750. Pero un levantamiento contra los Omeya provocó la matanza de la familia Omeya al completo, excepto un miembro, Abderramán, conocido como "el emigrante", que huye de Damasco y se refugia en Córdoba. Allí se proclama emir en el 756 con el nombre de Abderramán I y hace que este emirato sea políticamente independiente. Entretanto los Abbasíes, descendientes de Abbas ibn Abd al-Muttalib que era un tío de Mahoma, toman el poder califal e instauran su capitalidad en Bagdad, convirtiéndose en la segunda dinastía califal. Entonces Abderramán I y su emirato, se hacen políticamente independientes pero religiosamente están sometidos a los califas de Bagdad. Será un sucesor de este Abderramán, conocido como Abderramán III el que rebelándose contra la legitimidad de los Abbasies reivindique de nuevo para sí, como Omeya que es y descendiente de califas, el rango de califa, proclamándose califa en Córdoba y por tanto independiente totalmente ya en lo religioso de Bagdad en el año 929. En teoría esto no puede ser porque en el islam sólo puede haber un califa, pero se trataba de una lucha política de dinastías por la legitimidad califal. Un califa es como un emperador de todos los musulmanes. A pesar de que Abderramán III se proclamó califa, prácticamente nadie lo reconoció como califa, salvo el territorio de Al-Andalus donde gobernaba, y una parte de la zona occidental del norte de África donde él ejercía cierto control militar.

Cuando Abderramán III se proclama califa ya el mundo islámico anda roto, porque antes que él, en 909, los fatimíes, otra rama de emparentados con Mahoma, habían establecido su califato propio en Egipto y habían roto con los abbasíes de Bagdad. De manera que cuando Abderramán proclama su califato en Córdoba, ya hay nada menos que tres califas diferentes reivindicando este rango para sí. Los de oriente obedecen al de Bagdad, los del norte de África a los fatimíes, y los de Al Andalus y un pequeño sector norteafricano occidental al Omeya Abderramán.

-Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.