Etimología de BORRAJA

BORRAJA

La palabra borraja designa a una planta muy común en España y en el Mediterráneo en general, que aunque es silvestre se puede cultivar y desde antiguo se ha consumido como verdura, como condimento de diversos platos, y también con usos medicinales, presentando propiedades diuréticas, sudoríficas y antinflamatorias. Es una planta fanerógama perteneciente a la familia de las borragináceas, con hojas grandes y flores azules, cuyo rasgo más notorio es que está cubierta de pelos ásperos y punzantes. La palabra parece que nos llega del catalán borratja, evolución del acusativo latino borragĭne(m), del nombre latino vulgar de la planta que es borrago, borragĭnis, presentando la variante burrago y borago, y con una variante borraquia en el s. XIII recogida por Du Cange. Lo curioso es que este nombre, recogido en todos los herbarios en latín renacentista, no se testimonia en latín clásico, ni tardío, ni altomedieval, aunque sin duda es antiguo porque si no no podrían explicarse todas las variantes antiguas del nombre de la planta en la Romania, que aparece en italiano como borrana o borragine, en rumano como borantza, en provenzal como borrage, en francés como bourrache (atestiguada desde el s. XI) y en portugués como borragem. Algunos, como Corominas, plantean que la palabra latina sería una latinización medieval de la expresión árabe abûaraq, que vendría a significar "padre del sudor" dadas las propiedades sudoríficas de la planta, lo cual resulta bastante insólito, pues no se entiende cómo un término árabe pasado al latín pudo producir ya un derivado del vocablo latino en el francés del s. XI, y cómo pudo llegar tal préstamo con tanta facilidad incluso al rumano. Es mucho más lógico pensar que el nombre se deriva con un sufijo habitual -ago/agĭnis de la palabra latina burra o borra que designa a los pelos animales gruesos y ásperos y a los tejidos bastos, de donde viene borra (lana basta, áspera y gruesa), dado que pelos ásperos y punzantes son lo que caracteriza a esta planta, que además es insólito que no tuviera nombre en latín, cuando es planta antíquísima muy común en las áreas Mediterráneas.

La borraja tiene este nombre en España sobre todo en áreas de Aragón y Castilla oriental, existiendo en otras comarcas la variante aborraja. En Aragón existió también la forma borraina, procedente de otra variante catalana borraina. En otras comarcas se la conoce como forraja, forma que debe ser resultante de una contaminación con la palabra forraje. Pero lo más curioso, aparte de otras variantes castellanas de su nombre, como borracha, es que en Galicia y extensas áreas del noroeste a esta planta se la denomina argabazo, vocablo que resulta de etimología oscura. Formas como esa, junto quizá la de aborraja, deben ser las que sustentan la hipótesis de la posibilidad de un origen remoto árabe a partir de abûaraq, que por otro lado la Academia ni considera.

En castellano es muy frecuente la expresión "agua de borrajas" para referirse a algo frustrado y sin valor, pues el agua de cocción de las borrajas es algo considerado despreciable. Decir que algo se ha quedado en agua de borrajas es afirmar que algo que pretendía ser bueno o llegar a buen puerto, ha resultado al final un fiasco, un completo fracaso.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.