Etimología de ARRACADA

ARRACADA

Igual que varias palabras relacionadas con piedras preciosas y joyas (ajorca, alhaja, zircón, zafiro), la palabra arracada (pendiente con adorno colgante) parece venir del árabe hispano. En este caso se trata de arraqqáda (la durmiente), pues estas joyas eran tan largas que descansaban en el hombro.


Esta etimología ha aparecido después de algunas propuestas que resultaron desatentadas como palos de ciego.

Al principio, en 1869, Dozy y Engelmann habían propuesto un étimo الأقراط al-aqrāṭ plural de القرط al-qur "pendiente, zarcillo", porque lo primero que piensa uno es que si en árabe "pendiente" o "arracada" se dice qur de ahí es de donde necesariamente va a venir. Pronto la Academia lo aceptó, incorporándolo en la edición de 1884 del DRAE, donde aparece ya como el étimo de arracada, aunque vocalizado alicrat, y así continuará hasta que Steiger primero (1932) y Corominas después (1951) lo criticaron. Era una metátesis demasiado violenta para que pudiera haberse dado arracada desde alaqrāṭ. En su lugar propusieron un supuesto *قرّاط qarrāṭ "quilate, simiente de algarroba", aunque normalmente se decía قيراط qīrāṭ, al que debía dársele el mismo significado de قرط qur, "pendiente, zarcillo", y hacer evolucionar desde al-qarrāṭ hacia *arraqāṭ para que pudiese salir de ahí arracada. La Academia estuvo manteniendo en el DRAE ese supuesto étimo alicrat procedente de Dozy hasta 1947, pero en la siguiente edición, la de 1956, adoptaron ya la propuesta de Corominas.

Ahora bien, el arabista Ignacio Ferrando, en su estudio El dialecto andalusí de la Marca Media en los siglos XII y XIII, publicado en Zaragoza en 1995, al trabajar con documentos árabes dialectales de los mozárabes de Toledo, encontró que llamaban en dialecto andalusí رقدات ذهب raqadāt ḏahab a las arracadas de oro (ḏahab es "oro") y comprobó cómo este raqadāt era un plural dialectal derivado del árabe clásico raqqāda, intensivo femenino de "durmiente, yacente, acostado". Al parecer llamaban así a unos pendientes muy voluminosos y afiligranados que caían desde el lóbulo de la oreja hasta el hombro, dándole la apariencia de estar tumbados sobre el hombro, con lo que se ostentaba una riqueza mucho mayor que si fueran pendientes cortos, donde había menos oro que lucir. Federico Corriente lo incluyó en su diccionario de árabe andalusí de 1997 (A Dictionary of Andalusi Arabic, Leiden - New York - Köln: Brill, p. 215) y explicó con él, de manera que no quedó lugar a dudas, el español arracada y los homónimos catalán y gallego, y el portugués arrecada en su diccionario de arabismos de 1999 (Diccionario de arabismos y voces afines en iberorromance. Madrid: Gredos, p. 226).

La Academia mantuvo la suposición de Steiger y Corominas hasta la 21ª edición del DRAE de 1992, pero en la 22ª de 2001 y en la 23ª del llamado ahora desde 2014 Diccionario de la lengua española (DLE), ha incorporado ya este étimo de Ferrando.

Como es bastante reciente, aún no se ha notado su efecto en catalán, donde el Alcover mantenía la suposición de Corominas, lógicamente, porque es anterior a la publicación de Ferrando y las de Corriente, pero el www.diccionari.cat, que es de ahora mismo, no se ha actualizado y mantiene la supuesta metátesis de *al-qarrāṭ. Tampoco se han dado por enterados en el portugués donde el www.priberam.pt dice "origem controversa", y el www.infopedia.pt dice también "de origem obscura", sin mojarse.

- Gracias: Joaqu1n


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.