Etimología de ALMORZAR

ALMORZAR

Al igual como en el Spanglish (Spanish-English o mezcla de español-inglés) de California, donde decimos "lonche" (del inglés lunch, almuerzo), en la España ocupada por los árabes musulmanes se mezclaban dos idiomas: árabe y latín. De ahí nació al-morsus, con la partícula árabe al- que encontramos en palabras como alcohol y álgebra y el latín morsus (mordisco), para referirse al almuerzo. De ahí salió la palabra almorzar, con -ar al final para señalar un verbo, igual como le pusimos a lonchar en California.

Aparte de "al-morsus", el DRAE tiene muchas otras palabras con esta mezcla de árabe y latín, por ejemplo: albarrada, almena, almirante, almudí, etc.


En primer lugar no debe confundirse que en la España ocupada por árabes musulmanes coexistieran las hablas romances derivadas del latín, el latín de sectores cultos y el árabe de los grupos dominantes. Eso no quiere decir que las lenguas se mezclaran en el habla, sino en todo caso que sufrieron préstamos entre sí. Cuando llegan los musulmanes a las zonas de Hispania que ocupan (s. VIII), las gentes hablaban ya una lengua romance derivada del latín (el latín era la lengua de cultura manejada por cultos y eclesiásticos). Los invasores, escasos con respecto a la población, hablaban árabe. Nadie hablaba lenguas "mezcladas" ni raras. En casi todo el tiempo de historia musulmana en los territorios en que estuvieron, la gente habló esa lengua romance que conocemos como romance andalusí, con toda normalidad al menos hasta el s. XIII, en que ya se registra que la población de esos lugares se ha ido arabizando lingüísticamente y gran parte de la población ha aprendido el árabe y habla árabe. No hay ninguna mezcla de árabe y latín y no existen lenguas que sean "mezcla" de otras dos en ninguna parte. Una lengua es lo que es, y en todo caso puede recibir préstamos de otra con la que convive, y nada más. Las lenguas romances se gestan más o menos entre el año 500 y el 800 d.C., si bien sus primeros testimonios literarios vienen a ser del s. X, y sabemos que en el s. VIII ya hay romances o protorromances por todas las zonas de habla del latín. En Hispania se diferencian varios grupos romances y protorromances, luego normalizados y algunos hoy perdidos, principalmente y según zonas: un romance galaico (en Galicia), un grupo astur-leonés, un romance castellano, un romance aragonés, un romance navarro, un romance catalán y un conjunto de hablas romances habladas en las zonas de dominio musulmán llamado romance andalusí, que con el tiempo adquiere una facies propia y ciertos influjos fonéticos y léxicos del árabe, romance que durante mucho tiempo ha sido llamado mozárabe impropiamente, término que lleva a algunos a la confusión de creer que es una "mezcla con el árabe", que no lo es. Así el árabe tomó palabras latinas en préstamo como mina, que a veces luego pasaron a nuestro romance, como almena, en efecto.Y las lenguas romances también tomaron palabras prestadas del árabe, pero las lenguas nunca se mezclan, cada una es cada una y tiene sus rasgos estructurales, morfológicos y genéticos propios. Por muchos préstamos que el español tenga del griego, a nadie se le ocurriría decir que el español es una mezcla de español y griego.

Pero además, no está nada clara esa etimología. Parece que almorzar viene de la deformación del latín vulgar admordiare, y almuerzo viene de admordium (almuerzo), efectivamente relacionada con admordere, prefijado del verbo latino mordere (morder), cuya raíz se deriva de la raíz indoeuropea *mer-2 ( causar daño, borrar, desgastar). El verbo admordere, del que deriva admordium, en el lenguaje culto es morder algo, pero en el habla popular es tomar una comida ligera, preferentemente en la primera parte del día, similar a desayunar, y este sentido popular de admordere nos lo trasmite ya en el s. III a.C. el comediógrafo Plauto (en Persa, 266 y Pseudolus, 1124), que además desplaza su sentido al de comer a costa de otro o "devorar" su dinero. Y para designar a una comida ligera existe también en latín la palabra admorsus, bien testimoniada también después, cuyo sentido originario es "bocado", lo que hoy llamaríamos tentempié. Tenemos constancia asimismo de que la palabra almuerzo y el verbo almorzar, testimoniados ya en castellano en el s. XIII, significó comida ligera de la mañana, incluso similar a desayuno, valor que parece que ya tenía en latín, y que sólo más tarde se aplicó a la comida del mediodía.

Fuentes:

  • Thesaurus Linguae Latinae. Bayerische Akademie der Wissenschaften.
  • CLCLT, Library of latin texts. Centre Traditio Litterarum Occidentalium, 2008.
  • Corominas, J.-Pascual, J.A., Diccionario crítico-etimológico castellano e hispánico.

- Gracias: Helena



Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.