**

Etimología de ALFALFA

-
-

ALFALFA

Alfalfa es una planta forrajera de uso común y de donde se alimentan los chapulines (saltamontes). Según el DRAE, deriva del árabe hispánico alfásfasa, del clásico fisfisah, y éste del pelvi aspast pero, ríanse o no, siempre pensé que era la primera letra del alfabeto griego repetida (alfa), por lo que mucho tiempo estuve buscando betabeta, jijiji.

- Gracias: Maximiliano Mena Pérez


Pues ya la encontré:

En japonés ベタベタ (betabeta) significa "pegajoso" y una planta que bien podría servir para recibir este nombre sería Artemisia campestris L. subsp. glutinosa (J. Gay ex Besser) Batt. llamada en España "ajea pegajosa" o "artemisa pegajosa". Así como los japoneses tienen la alfalfa convertida en アルファルファ (arufarufa) por su fonética peculiar, nosotros les podemos inventar el nombre de esta otra planta, la ベタベタ (betabeta), sírvanse usarla, si gustan.

Ahora sin broma. Para completar la información de don Maximiliano, si uno se pregunta: ¿Cómo fue que del pelvi aspast salió nuestra alfalfa? Para ver los vericuetos por donde la palabra anduvo hay que remontarse al persa antiguo.

Se suele admitir que el caballo lo llevaron al Próximo Oriente los grupos humanos de origen asiático y lengua indo-irania que aparecieron en torno a los comienzos del primer milenio antes de nuestra era. Junto con el caballo traían la hierba que pastaba este animal y que iban sembrando por donde pasaban. Se trataba de una leguminosa que ahora llamamos Medicago sativa L. y que en persa antiguo se llamó aspa-asti, donde aspa era "caballo" (cf. sánscrito अश्व [aśva], griego ἵππος [híppos], latín equus) y asti "comida" (cf. sánscrito अत्ति [atti], griego ἔδω/ἐσθίω [edō/esthíō], latín edo], por lo que aspa-asti vendría a ser "lo que come el caballo", "comida/forraje de caballos". La evolución de esta palabra dentro de las lenguas iranias va desde el persa antiguo aspa-asti al pelvi (persa medieval) aspast, aspist y las formas del farsi (persa moderno) اسپست ispist y سپست sepest.

Pero en un estadío antiguo, probablemente a lo largo del primer milenio a.C., la palabra interfirió con las lenguas semíticas del Próximo Oriente, y así se encuentra un asirio aspastu y un arameo ܐܣܦܣܬܐ/אספסתא [ˀaspestā]. Ahora bien, en arameo la terminación -t coincide con un morfema que indica femenino y la terminación -ā era un antiguo artículo definido, por tanto se metanalizó la palabra ˀaspestā como ˀaspes+t+ā y se supuso que su raíz consonántica era {ˀsps}. Pronto esta supuesta raíz se asimiló a las que en arameo proceden de la reduplicación de una raíz biconsonántica, las llamadas palpel y se convirtió en ܦܣܦܣܬܐ / פספסתא [pespestā] y ܦܣܦܝܣܬܐ / פספיסתא [pespīsətā].

De aquí fue de donde pasó la palabra al árabe que adoptó dos soluciones para incorporarla, una fue el doblete cuadriconsonántico فصفصة [fafaa(t)] y otra la sencilla biconsonántica pero con reduplicación de la segunda letra فصّة [faṣṣa(t)], en una y otra la -t metanalizada en arameo como femenino acabará por desaparecer. La forma فصفصة [fafaa] es hoy la considerada estándar y la que se emplea en el árabe de registro culto, mientras que فصّة [faṣṣa] está más difundida en los dialectos, especialmente los norteafricanos; por ejemplo, en marroquí alfalfa se dice fəṣṣa.

El español alfalfa salió de la forma con artículo الفصفصة [al-fafaa], pero después de eliminar la -a final que en árabe es heredera de la -t aramea y se usa, además del femenino, en los nombres de vegetales o minerales para marcar la diferencia entre el colectivo genérico y la unidad, así que se dijo الفصفص [al-fafa] como "la alfalfa (en general = colectivo)" frente a الفصفصة [al-fafaa] que sería "la mata de alfalfa (en concreto = singulativo)". La palabra árabe se convirtió en arabismo probablemente en Valencia (hay testimonios del s. XIII alfàlfeç), donde parece ser que el árabe الفصفص [al-fafa] había producido un primitivo *alfasfas que también debió sufrir de metanálisis en romance, pues la -s final se encuentra interpretada como plural y se ha formado un singular *alfasfa pronto disimilada en alfalfa cuyo plural catalán sería alfalfes (que es el alfàlfeç valenciano-morisco del s. XIII). El catalán moderno dice alfals, con muchas variantes, que implica una nueva haplología por metanálisis de la -a final (alfalfa singulativo→ alfalf colectivo → alfals/z/ç catalán), lo que testimonia la convivencia lingüística entre catalanoparlantes y arabófonos antes de la expulsión de los moriscos de Valencia.

Alfalfa se incorporó al español probablemente por Murcia, que es una de las zonas de contacto léxico entre el catalán y el castellano, donde está documentada ya a finales del s. XIII, en 1290, según Corominas. Y del español ha pasado con esta forma a numerosas lenguas, entre ellas el inglés. Pero había ya en el primitivo romance castellano una forma de origen latino para la misma planta, mielga, que venía del lat. mēdica, es decir "(hierba) de los medos", o sea, uno de los pueblos iranios que en el primer milenio habían introducido su cultivo en el Irak y el Creciente Fértil, y que subsiste en el latín de la nomenclatura taxonómica donde da nombre al género Medicago, pero como todas las lenguas tienden a reducir y especializar, ahora se suele distinguir como mielga a las especies de Medicago que no son la sativa L., que también se llaman "carretones" por la forma enroscada de la legumbre, y se reserva el nombre de alfalfa para la especie cultivada como forraje de los caballos.

- Gracias: Joaqu1n



Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.

Miembros Autorizados solamente:

 

 

A

B
C
D
E
F
G
H
I
J
K
L
M
N
Ñ
O
P
Q
R
S
T
U
V
W
X
Y
Z

Estas son las últimas diez palabras (de 9631) añadidas al diccionario:
Vanessa   eucracia   atónito   troncho   canchal   blátido   desfalcar   cachureo   calandria   marengo  

Estas diez entradas han sido modificadas recientemente:
calcio   protónico   barítono   escuela   pierna   pentatómido   tacaño   urdimbre   corcho   zopenco  
Último cambio: Sábado, Agosto 23 11:48 MST 2014