Información sobre la expresión VÍA LÁCTEA

VÍA LÁCTEA

La Vía Láctea no es una constelación (grupo de estrellas), sino una tenue y resplandeciente banda luminosa de aspecto lechoso que rodea al cielo y que es el centro o núcleo (disco) de la galaxia espiral donde se encuentra nuestro sol. Es realmente un tesoro escondido e insondable que contiene cúmulos globulares, nebulosas y formas de materia y energía aún (2018) incomprensibles. La Vía Láctea es la vista de canto de su núcleo o centro, que se encuentra entre 28 y 30 mil años luz de nosotros.

El término nos llega del latín via lactea, literalmente 'camino o vía lechosa', pues su aspecto o más bien color, nos recuerda a la leche, aunque presenta en algunas zonas bandas oscuras de gas interestelar.

La palabra vía viene del latín vĭa, ae (su forma primitiva, vĕa), que significa 'vía', 'camino', 'senda', 'modo o el método de hacer algo'. También significa 'viaje', 'travesía', 'tránsito', 'trayecto', 'curso de un río', 'la carrera del sol'. Palabra vinculada a la raíz indoeuropea *wegh- (Pokorny u̯eg̑h‑ 1118,s llevar, mover). Véase la entrada vía en este diccionario.

La voz lácteo es un adjetivo que significa: 'lo que se relaciona con la leche', 'un derivado de la leche', como la crema y el queso, 'algo que se parece a la leche' o de aspecto lechoso, precisamente como la Vía Láctea. Lácteo deriva del latín lactĕus, a, um, término formado con el radical lact-, del sustantivo lac, genitivo lāctis (leche), más el sufijo latino de relación y cualidad -eo, de -eus, como en las palabras venéreo, europeo, empleo, careo y otras. Lactĕus significa: 'de leche', 'lechoso', 'lleno de leche', 'bebida de leche', 'color blanco-leche', 'dulce, agradable como la leche en escritos de Quintiliano (s. I d.C.).

El escritor romano Cicerón (106 - 43 a.C.), para referirse a la Vía Láctea, así mismo escribió lacteus circulus (círculo lácteo y también lacteus orbis) en De re publica 6, 16, y Ovidio (43 a.C. - 17 d.C.) lactea via (vía o camino lechoso) en Metamorphosis 1, 168. En el siglo V d.C., el escritor africano Marciano Capella (Minneius Felix Martianus Capella) usó la palabra gălaxĭās, en latín, tomándola del griego γαλαξίας (galaxia, Vía láctea). Ambos términos con la misma raíz indoeuropea.

Lac, lactĕus se asocia a la raíz indoeuropea *glak- (leche), también relacionada con γαλα, γάλακτος = gala, galaktos (leche) en griego, de donde las palabras galaxia (lácteo, que contiene leche) galactosa, galactita, galactocele, galactogogo, galactacrasia, galactopoyético, galactosemia, galactosuria, galactorrea y galactóforo. Véase la entrada lácteo.

La Vía Láctea, un maravilloso espectáculo nocturno que nos regala la naturaleza, sin duda ha sido fuente de innumerables mitos y leyendas desde la antigüedad, en todas las culturas. En forma muy personal, la he observado hartas veces, pero una de las vistas más espectaculares que he podido presenciar, fue una noche que pasé en vela observando el cielo con mis cartas celestes a una altitud de unos 3300 metros, al pie del Nevado de Colima en Jalisco, México. Un espectáculo sencillamente sublime.

Resulta imposible citar todas las leyendas y mitos sobre la Vía Láctea, sin embargo, mencionaré a continuación algunos, pues bien que vale la pena conocerlos.

Según los babilonios (1800 - 540 a.C.), se formó por un chorro de agua salada que surgió al cortarle la cola a dragones muy primitivos. Se cree que esta fue una versión proveniente de los sumerios (hacia 4500 - 1900 a.C.).

Los egipcios creían que era una especie de estanque de leche de vaca.

El poeta griego Arato (310 - 240 a.C.) dijo que era una especie de grieta o fisura que rodea al cielo, a la que llamó Γαλα (Leche). Eratóstenes la llamó Κύκλος Γαλαξιας = Kýklos Galaxias o el Círculo de la Leche (el lacteus circulus de los romanos). En el siglo II d.C., el astrónomo griego Ptolomeo la llamó γαλακτίας = galaktías. Otro mito griego decía que a lo mejor era la marca de la ruta que tomó Faetón ('el brillante'), cuando se desplazó en el carro de Helios, el dios Sol, su padre, marcando el cielo con fuego.

Probablemente el mito griego más difundido en el mundo occidental, es el que afirma que la Vía Láctea surgió porque Zeus, en sus infidelidades con su esposa Hera, tuvo un vigoroso hijo llamado Heracles (Hercules en latín), al unirse con la mortal Alcmena. Hera quiso matar a Hércules enviándole dos serpientes, cuando apenas contaba con 8 meses de edad, pero el niño las aniquiló. El dios Hermes entonces colocó a Hércules en el pecho de Hera mientras dormía, para que succionara leche divina, pero al despertar la mujer, quitó con violencia al bebé y un potente chorro de leche fue lanzado a los altos cielos. Otra variante del mito dice que la diosa de la sabiduría, Atenea, convenció a Hera que el niño mamara de su pecho, y fue tal la fuerza con la que succionó, que la lastimó y provocó que la leche se derramara en el cielo... pero hay aun otras versiones griegas.

El astrólogo romano Marco Manilio (s. I d.C.), sugirió que la Vía Láctea era una veta o línea donde las dos mitades del cielo se unían, o también, donde ambas mitades se separaban dejando ver la luz del más allá. También propuso que tal vez era el camino antiguo del sol, ahora cubierto de cenizas, donde el cielo fue quemado. Aunque ciertamente llegó a pensar como el griego Demócrito (460 - 370 a.C.) que era una gran masa de estrellas tan lejanas que apenas se veían de forma borrosa, como lo comprobó en 1610 el italiano Galileo Galilei (1564 - 1642), usando un telescopio primitivo. El escritor latino Ovidio, en su obra metamorfosis, la compara con un camino a cuyos lados estaban en línea las casas de los dioses distinguidos, 'la región o distrito de los altos cielos', por cuyo camino se viajaba al palacio de Zeus.

Illapu era el dios inca del trueno que usaba un tirachinas (una especie de horquilla para lanzar piedras) para su defensa, que según dicen, cruzó el cielo con tan enormes zancadas, que proyectó una sombra, de la cual se formó la Vía Láctea.

Un relato del pueblo navajo consiste en la acción del Dios Negro y un coyote. En cierta ocasión, este dios estaba acomodando las estrellas en el cielo de manera paciente y cuidadosa. El coyote travieso y bromista, al observar tal lentitud, tomó la bolsa con estrellas y las lanzó de una sola vez al cielo con tal fuerza, que formó la Vía Láctea.

Según los aztecas, la Vía Láctea se llamaba Mixcoatl o 'Serpiente Nube' (y en efecto, la Vía Láctea parece una enorme serpiente con aspecto de nube lechosa), del náhuatl, mixtli, 'nube', como Mixtla, municipio de Puebla, y cóatl, 'serpiente', como en Quetzalcóatl. Mixcóatl pasó luego a ser la diosa de la caza, también para los chichimecas, otomíes y tarascos. Pero en otros mitos de los mexicas a la Vía Láctea la llaman Iztacmixcóatl (de iztac, 'blanco', mixtli, 'nube' y cóatl, 'serpiente', es decir "nube blanca que parece serpiente"). A Iztacmixcóatl lo divinizan y lo hacen descender a la tierra, lo colocan en el chicomóztoc (de chicome, 'siete' y oztoc, 'cueva', 'refugio de fieras', o sea, "en las siete cuevas") y le ofrecen dos mujeres; de la primera nacen Xelhua, Ténoch, Olmécatl y tres más, y de la segunda mujer se engendra Quetzalcóatl.

La Vía Láctea se ve con más intensidad en la constelación austral de Sagitario (Sagitarius) y es más tenue en la boreal del Cisne (Cygnus). Varias constelaciones se ubican total o parcialmente en su área, por ejemplo, La Cruz del Sur (Crux), El Escudo (Scutum), El Lagarto (Lacerta), Casiopea (Cassiopea), la cola o parte posterior del escorpión (Scorpius), La escuadra (Norma) y otras. Las palabras en itálicas están latinizadas.

Fuentes:

  • Kindersley Dorling Ltd. 2008. 2008. Signos y Símbolos. London.
  • Levy H. David. 1994. Skywatching. USA. Consultado el 21 de diciembre de 2018.
  • Palomar de Miguel Juan. 2005. Diccionario de México. México.
  • Wilkinson Philip. 2009. Mitos y Leyendas. London.

- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rodríguez.


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior e inferior de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.