Etimología de MEDITERRÁNEO

MEDITERRÁNEO

El nombre propio Mediterráneo viene del latín Mediterraneum mare, que ya encontramos en Isidoro de Sevilla como nombre propio de este mar, vehículo de tantas culturas, que queda encerrado entre Europa, África y los extremos occidentales de Asia. El nombre viene de un adjetivo latino mediterraneus (que está en el centro de las tierras, interior a las tierras), ampliamente empleado por los autores latinos clásicos, como Cicerón, César, Tito Livio, Plinio, Quintiliano, etc. El Mediterráneo es en efecto un mar central, completamente rodeado de tierras y sólo se comunica con el Océano por el estrecho de Gibraltar.

Este adjetivo se compone de la raíz del adjetivo medius (intermedio, central), que genera infinidad de palabras en latín, de las que conservamos por ejemplo medio, mediana, meridional, medianero, mediocre, promedio, medalla, etc. Se vincula a una raíz indoeuropea *medhyo- (medio). El otro elemento es la raíz de la palabra terra (tierra), de donde tierra, terreno, terrestre, territorio, etc., y que se vincula a una raíz indoeuropea *ters- (secar), que encontramos también en el adjetivo latino torridus y el verbo torrere, de donde vienen tórrido, torrar y tostar. El último elemento del vocablo es el sufijo -aneus de adjetivos de relación, que encontramos en palabras como foráneo, calcáneo y extemporáneo.

Pero el nombre preferentemente dado al Mediterráneo en época romana clásica es Mare Nostrum ("Nuestro Mar"). Algunos creen erróneamente que esta denominación expresa un concepto de poder, dado que los romanos establecieron un imperio que abarcaba absolutamente todas las tierras que circundan el Mediterráneo y puede considerarse que este mar era suyo, pero no es así. No sólo el nombre Mare Nostrum es anterior a la formación completa del imperio romano, sino que la denominación "Nuestro Mar" ya fue empleada por los griegos antes, y probablemente traduce una expresión griega, aunque quizá pudo darse también en otros pueblos mediterráneos. El nombre hace referencia a un posesivo de familiaridad, entendiéndose por "nuestro mar" el que rodea nuestras costas, el que nos es conocido y familiar, frente a los océanos exteriores. Ver al respecto el trabajo de A. Trainas en Latinitas, 1969 (p. 126 a 129), y la explicación de Veikko Väänänen en su conocida obra Introducción al Latín Vulgar (p. 35).

Todavía hoy llamamos poéticamente Mare Nostrum al Mediterráneo, al menos los europeos, ese mar tan nuestro que tantas cosas nos ha traído y bajo cuyo influjo se han desarrollado tantas relaciones mutuas entre los pueblos que lo circundamos, y bajo cuyo reflejo poético hemos crecido y cuyo papel en el imaginario colectivo es tan rico.

- Gracias: Helena


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.