Etimología de JUAN

JUAN

Juan es un nombre masculino tan frecuente como Juana, su modalidad femenina. Veamos brevemente sus orígenes:

En el siglo XIV se escribía Johán, del latín medieval Johannes o Joannes, a su vez del latín tardío Joannēs, Jōhannes, nombres citados por escritores romanos como Firmiano Lactancio de África (¿245-325? d.C.) y el hispano Prudencio (348-410 d.C.); del griego Iōannēs (Ἰωάννης) o Iōanan, del hebreo יוחנן (Yôḥānnān), que se traduce como "Dios es Misericordioso o Piadoso".

En el Antiguo Testamento aparece el nombre original en hebreo, no obstante, este nombre se hace más conocido por dos personajes del Nuevo Testamento, Juan el Bautista, el predecesor de Cristo y el apóstol Juan, autor del cuarto Evangelio y el libro de la Revelación, también llamado Apocalipsis.

Este nombre es quizá uno de los más conocidos, ya que muchos personajes relevantes lo han llevado a través de la historia, por ejemplo, 23 papas, ocho emperadores bizantinos, así como gobernantes de países como Dinamarca, Francia, Suecia, Rusia, Portugal, Inglaterra y otros.

Juan es nombre que presenta una abundante cantidad de variantes en decenas de idiomas.

- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rodríguez.


Como bien dice Gerardo, en hebreo יוֹחָנָן yōḥānān viene de יְהוֹחָנָן yəhōḥānān que está compuesto de יְהוֹ yəhō reducción de יהוה Yahweh ("él es" = Dios) y un verbo חנן ḥānān "ser compasivo, favorable, inclinado hacia alguien", que tiene cognados en arameo ܚܢ ḥann y en árabe حنّ ḥanna. El nombre en arameo tenía la forma ܝܘܚܢܢ yōḥānān que se redujo a ܝܘܚܢܐ yōḥannā de donde sacaron los griegos su transcripción Ἰωάννης, ου, (iōánnēs con la -s añadida por exigencias de la declinación griega). La palabra en las lenguas semíticas del norte tenía su antecedente en un asirio annu "gracia, favor".

Los musulmanes al profeta Juan el Bautista lo llaman con el nombre que aparece en el Corán, يحيى Yaḥyā que sería etimológicamente el verbo حيي ḥayiya "vivir" conjugado en tercera persona "(él) vive". Pero los cristianos, aunque hablando la misma lengua, usan otro nombre. La forma que usan los árabes de religión cristiana está derivada también del arameo ܝܘܚܢܐ yōḥannā, pues el arameo sigue siendo la lengua litúrgica para los cristianos del Próximo Oriente, aunque fuera de la iglesia hablen árabe como todo el mundo, y así se escribe en árabe يوحنا ḥannā, y lo más usual es abreviar el comienzo y llamarlo simplemente حنا ḥannā. Muchos cristianos árabes se llaman Hanna (por ejemplo, el gran novelista sirio Hanna Mina). Se da el caso curioso de que este nombre propio masculino tiene un falso amigo con el hebreo del mismo origen חַנָּה ḥannāh que es nombre propio femenino, derivado también de חנן ḥānān y que significaría "compasiva, amable" (así es como se llamaba la madre de Samuel). Este femenino חַנָּה ḥannāh fue recogido por el griego Ἄννα (Anna) y distribuido a las demás lenguas, de donde viene el español Ana. Pero en español de Juan hemos sacado un femenino Juana, aunque de Ana, por motivos obvios, nos hemos abstenido de sacar un masculino. Así pues, resulta que Ana y Juana son primas hermanas.

- Gracias: Joaqu1n


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.