Etimología de EL CAIRO

EL CAIRO

La palabra El Cairo, القاهرة en árabe, Al-Qāhirah o Al Qâhira, ya transliterado, es la capital y la ciudad más grande de Egipto y de África. Se localiza cerca del inicio del delta del Nilo, a su lado oriente.

Durante el período árabe, después del año 640 d.C., algunas pequeñas fortificaciones militares sirvieron como capitales locales, siendo Al Fustāt (traducido como 'el campamento'), fundada entre las años 642-643, la que se puede considerar la primera capital árabe de Egipto, que fue destruida en el siglo XII. Pero una de ellas, Misr el Atika, El Viejo Cairo, aún existe.

La verdadera y actual Ciudad de El Cairo fue fundada en el año 969 por el general del Califato Fatimí (el cuarto califato islámico) Jawhar As-Siqilli (966-992).

Los fatímidos llamaron en el año 973 a su nueva ciudad Al Qahirah, tal vez debido al nombre con el que se conocía al planeta Marte, que le llamaban Al Najm AlQahir, y que se traduce más o menos como "el planeta destructor", también "el planeta triunfador o vencedor", ya que era reconocido como el símbolo de la guerra. Se piensa que el motivo de seleccionar este nombre fue que en aquellos tiempos de la fundación, Marte se veía con todo su esplendor en los cielos nocturnos, ya que en las regiones desérticas, como donde se encuentra esta ciudad, son raras las noches nubladas, así que la vista del firmamento debe haber sido impresionante. Después también se conoció a El Cairo como Qahirat Al Adaa ("el arrasador o represor de los enemigos"), que también se interpreta como "campamento de guerra" o "la colonia de los guerreros vencedores". Todo, debido al planeta ya mencionado. Aunque también se dice a veces que el gobernante árabe Ma'ad al-Muizz Li Dinillah (932-975) la llamó al-Qāhiratu al-Muizz (literalmente "la victoria de al Muizz"), simplemente para celebrar la victoria y dominio sobre los egipcios del lugar. De cualquier manera el nombre lleva el significado de "ganador" y "victorioso" y pasó al español como El Cairo.

Fuentes:

  • Gómez de Silva Guido. 1998. Breve Diccionario Etimológico de la Lengua Española.
  • Merriam Webster's Geographical Dictionary. 1997. pp. 194-195. USA. (Edición impresa).

- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rodríguez.


Bueno, todo lo anterior es muy dudoso e inexacto. En primer lugar, El Cairo no se encuentra en ninguna región desértica, sino junto al Nilo y en el fertilísimo valle del Nilo, lleno de verdor y humedad, si bien las márgenes del desierto no quedan lejos.

Y lo principal. El Cairo, la mayor ciudad del mundo árabe, cuyos habitantes censados alcanzan los 16 millones, pero que estimados sus barrios más periféricos se acerca a los 20 millones, se formó por aglutinación de distintas ciudadelas y fundaciones. La más antigua o Viejo Cairo, fundada por los romanos sobre una vieja fortaleza de los antiguos invasores persas, fortaleza identificada con la Babylon citada por Diodoro Sículo (s. I a.C.) y Estrabón (s. I d.C.), fue exactamente construida por el emperador Trajano en el año 116 d.C. y parece que conservó ese viejo nombre según testimonian Rufino y Jerónimo, ambos en el s. IV d.C. Todavía podemos ver su trazado viario romano, parte de su muralla y sus dos grandes torreones que flanqueaban las puertas, así como las viejas iglesias paleocristianas allí establecidas, hoy excesivamente restauradas con tanta pintura que enmascara en grado sumo su gran antiguëdad.

Ruinas de uno de los torreones romanos del s. II d. C. que flanquean la puerta de muralla al Viejo Cairo - Foto Cortesía de Elena Pingarrón

Junto a la fundación romana está la segunda ciudad de El Cairo, llamada Al-Fustat ("El campamento", en árabe) que nació como un gran campamento musulmán entre el Viejo Cairo y el río Nilo, establecida inmediatamente después de la conquista árabe de Egipto, allá por el año 641. Es una zona muy interesante en que se encuentra la mezquita de Amr, la más antigua de toda África, del s. VII d.C., si bien lo que hoy contemplamos se debe principalmente a una remodelación del s. XV. Junto a Al-Fustat, se fundó Al-Askar (el asentamiento militar) y la fortaleza de Al-Qattai (fundada por Ibn Tulún, junto a la extraordinaria mezquita del mismo nombre), y este triple conjunto fue la primera capital administrativa del Egipto musulmán en la etapa Abasida.

Mezquita de Amr en el barrio de El Fustat, del s. VII - Foto Cortesía de Elena Pingarrón

Pero una nueva barriada completamente amurallada fue fundada en el s. X por un califa fatimí y pasó a ser el barrio fatimí por excelencia. Se llamó Al-Qahira (La triunfante, la fuerte, la victoriosa) y de ahí el nombre actual de El Cairo, y en ella, plagada de antiguos monumentos y que hoy constituye el maravilloso barrio de Jan-el-Jalili, se fundó la mezquita de Al-Azhar, sede de una de las más viejas universidades del mundo.

Una calle de el barrio fatimí de El-Qahira (Jan-el-Jalili) - Foto Cortesía de Elena Pingarrón

A continuación, aún Saladino construyó una nueva ciudadela elevada en el s. XII que pasó a ser el centro administrativo de esta ya vasta y polimorfa ciudad.

El Cairo no ha dejado de crecer, dentro de lo que son los límites del valle, enlazando entre sí todas sus zonas antiguas y dando lugar a muchos barrios posteriores que se distribuyen a uno y otro lado de los dos ramales que allí forma el río Nilo, y también en las varias grandes islas fluviales que separan estos ramales, en las que se ubican populosos barrios.

- Gracias: Helena


Veamos. El Cairo se encuentra indudablemente en pleno desierto, si consideramos que su precipitación media anual llega apenas a unos 30 milímetros, por eso en el sistema de clasificación de climas de Köppen el de El Cairo es BWh (Desértico seco con temperatura media anual igual o mayor de 18 grados Celsius). Durante los meses de mayo a septiembre el promedio de lluvia ronda los 0 milímetros y el mes más lluvioso (enero) apenas registra un promedio de 7 mm. Una cosa muy diferente es considerar el hecho de que se encuentra justo donde inician el Delta y el Valle del Nilo, a unos 170 km al sur de las costas mediterráneas, posición que hace de la región un enorme oasis que recibe humedad del caudal del Nilo, pero finalmente es un desierto con días predominante despejados y una precipitación pluvial muy exigua o raquítica..

Así mismo, y a pesar de encontrarse en un área con una vegetación modesta, pero relativamente abundante, si la comparamos con el paisaje yermo del desierto egipcio, El Cairo no deja de estar en un auténtico desierto, con un promedio de horas-día soleados muy alto (es decir noches y días regularmente disfrutan de cielos mayormente sin nubosidad). Si comparamos la precipitación pluvial de El Cairo con Madrid, por ejemplo, esta ciudad recibe 420 mm anuales (14 veces mayor), y eso que su clima es semiárido. Todo esto nos lleva a concluir que muy aparte de la hipótesis de que Marte haya o no inspirado el nombre de esta ciudad, El Cairo, sus alrededores, y todo Egipto, cuentan con noches límpidas con una imagen fascinante de los cielos nocturnos; además, en aquellas lejanas épocas de Jawhar de hace más de mil años, sin contaminación lumínica, el espectáculo nocturno de seguro era incomparablemente bello.

Esta adenda, muy alejada de asuntos etimológicos es sólo para confirmar el hecho de que decir que El Cairo "está asentado en un desierto" y que su "nombre es de origen árabe" no es dudoso ni es inexacto, sino indudable y exacto. Nada más que para no alargar el artículo, omití datos históricos (muy abundantes por cierto), anteriores al siglo VII, que incluyen las incursiones griegas en Egipto años antes de Cristo, la ocupación romana posterior, etc., y descripciones concretas de El Cairo de interés cultural y turístico, pero que sin duda enriquecen este artículo. A veces ciertas cosas son imprescindibles.

- Gracias: Jesús Gerardo Treviño Rodríguez.


Dudo que pueda considerarse desierto al extenso valle del Nilo, aunque considerando que el país en su conjunto es desértico, el valle del Nilo podría ser estimado como un gigantesco oasis que concentra toda la vida, la riqueza y la población del país. La fertilidad de la tierra en torno al Cairo y el verdor de los campos extensamente irrigados son visibles para todo aquel que quiera visitarlo. Y es falso pues que El Cairo se halle en pleno desierto o en terreno desértico. Está en pleno valle, y sólo las áreas que se extienden hacia Gizah lindan o penetran en el desierto. Cualquiera que conozca bien El Cairo lo sabe.
Otra cuestión es que El Cairo es el lugar de Egipto menos favorable a la observación de estrellas, por mucho que los cielos desérticos sean nítidos. Hoy menos que nunca, porque El Cairo es una ciudad de dimensión monstruosa y con los mayores problemas de tráfico rodado que quepa imaginar, lo que provoca tal contaminación que el cielo es lechoso y opaco. Claro, esto no sucedía en la antigüedad, pero lo que sí sucedía es un fenómeno que desde siempre ha afectado al Cairo, y que es resultado del estado de los vientos en altura, ya que confluyen allí los vientos de un valle bien abierto con los que vienen del delta, lo que provoca cierta situación de remolinos constantes en las áreas desérticas aledañas que hace que el 80% de los días del año en El Cairo sean días dominados por una particular calima provocada por la arena en suspensión en niveles medios de la atmósfera. El cielo casi nunca allí está nítido, así que no tiene sentido que allí Marte se viera más brillante que en otros lugares, además si allá se hubieran visto los astros más brillantes, nada de eso explica que eligieran Marte y no Venus por ejemplo, porque Venus también se vería más brillante. Esa explicación carece de sentido y la razón debería ser otra. Y como explico, hay sin duda lugares en Egipto muy notorios por la nitidez de sus cielos (como Asuán en el sur, por ejemplo, allá donde el valle del Nilo es muy estrecho), pero El Cairo nunca fue uno de ellos, al menos en el valle. Hay que salir del encajonamiento del valle para ello.

- Gracias: Helena


El planeta Marte no se suele llamar en árabe القاهرة al-Qāhira, "la victoriosa", sino مرّيخ Mirrīḫ. La palabra القاهرة al-qāhira es un adjetivo que está determinado y en femenino cuyo masculino قاهر qāhir es el participio agentivo del verbo قَهَرَ يَقْهَرُ qahara yaqharu que significa "forzar, obligar, subyugar, someter" y es una palabra muy apropiada para denominar una fundación militar.

El nombre de la ciudad de El Cairo para los árabes fue desde los tiempos de la conquista de ˁAmr ibn al-ˁĀṣ en el siglo VII (643) الفسطاط al-Fusṭāṭ. Este nombre significa "el campamento" y es una palabra de origen latino con dos variantes, la más antigua es فسّاط fussāṭ, de donde evoluciona por disimilación فسطاط fusṭāṭ, y tienen como origen un latín fossatum "zanja, foso" que habría denominado el primitivo campamento rodeado de foso en las orillas del Nilo. En الفسطاط al-Fusṭāṭ fue donde edificó ˁAmr ibn al-ˁĀṣ la primera mezquita del continente africano.

El motivo de este nombre es que los ejércitos de los musulmanes para mantener el cerco de la ciudad de Babalyūn (Babylon en griego), donde resistían los nativos, fundaron un campamento enfrente que hubiera sido provisional pero resultó permanente. El nombre que desde siempre se venía dando a Egipto en árabe era مصر Miṣr, el mismo nombre con el que también aparece en hebreo en la Biblia y en textos acadios, por tanto primero llamaron a ese campamento Miṣr. Pero fueron los nativos de Babalyūn los que le daban el nombre greco-copto de origen latino de Φοσσάτον, "campamento", así que los árabes lo acabaron llamando فسطاط مصر fusṭāṭ Miṣr, que vendría a ser "el campamento de Miṣr", de donde viene la doble acepción en el uso árabe de la palabra مصر Miṣr, que lo mismo significa Egipto que la propia ciudad de El Cairo.

Una vez conquistado Babalyūn se aglomeró la ciudad con el campamento de los sitiadores y al conjunto se le llamó الفسطاط al-Fusṭāṭ, y ambos están englobados en lo que ahora se llama مصر العتيقة Miṣr al-ˁatīqa [en dialecto egipcio Maṣr el-ˁatīˀa] "el viejo El Cairo".

Cuando más tarde, en el siglo X, llegaron desde Túnez los fatimíes con la intención de conquistar todo el Oriente, con الفسطاط al-Fusṭāṭ procedieron de la misma manera, fundaron un campamento de sitiadores al que llamaron القاهرة al-Qāhira, es decir, "la victoriosa", "la que fuerza o subyuga", "la que somete" a la ciudad de الفسطاط al-Fusṭāṭ. Y de la misma manera, una vez subyugada se fusionó toda la conurbación bajo el nombre que ahora prevalece y que nosotros, a través del italiano hemos acabado llamando El Cairo.

Lo del nombre de Marte es una clara etimología popular, formada después de que el léxico árabe de la astronomía confluyese con el grecorromano incorporado en las traducciones. La idea de un Marte guerrero victorioso es grecorromana, en árabe el nombre de مرّيخ mirrīḫ no tiene nada de bizarro ni de militar, lo que significa es "flojo, tierno, dado a los ungüentos y potingues". No obstante, es posible que los astrólogos llamasen al planeta مرّيخ mirrīḫ con el epíteto de القاهرة al-qāhira, no es de descartar, una vez incorporadas las tradiciones exóticas del Marte romano, pero según la Encyclopaedia of Islam 7:127 los astrólogos árabes el nombre que le daban era النحس الأصغر an-naḥs al-aṣġar, "la calamidad menor", pues la "calamidad mayor" era Saturno, dado que a ambos planetas se les atribuía en astrología judiciaria los presagios más ominosos y los efectos más terribles, como guerras, revoluciones, muertes, terremotos, etc.

- Gracias: Joaqu1n


Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.


Miembros Autorizados solamente:

 

 


↑↑↑ Grupos Anteriores

↓↓↓ Grupos Siguientes

Los iconos de la parte superior izquierda de la página te llevarán a otras secciones útiles e interesantes. Puedes encontrar la etimología de una palabra usando el motor de búsqueda en la parte superior a mano derecha de la pantalla. Escribe el término que buscas en la casilla que dice “Busca aquí” y luego presiona la tecla "Entrar", "↲" o "⚲" dependiendo de tu teclado. El motor de búsqueda de Google abajo es para buscar contenido dentro de las páginas.