**

Etimología de EGIPTO

-
-

EGIPTO

El dios Ptah, creador de la humanidad en la mitología egipcia, era adorado especialmente en Menfis, ciudad que por este motivo de entre sus denominaciones sagradas recibía la de "el templo del ka de Path": het-ka-ptah. Trasladado el nombre al antiguo idioma babilonio éste era leído hikuptah, y es muy probable que de esta forma llegara el vocablo a los griegos. Con el tiempo, y al adaptarlo a su lengua, derivó en el nombre aigyptos. Al pasar al latín, resultaría en el nombre que hoy conocemos.

- Gracias: M. Maeso


El nombre de este país en su propio idioma es Misr. Es curioso que entre los egipcios existieran los faraones y que entre los gitanos (aegyptanos) sólo haya faraonas.

- Gracias: Maximiliano Mena Pérez


En hebreo, a Egipto, lo llaman Mitzraim (מצרים). Es la palabra que aparece en el Antiguo Testamento.

- Gracias: embelek


Egipto es un país situado en el extremo nordeste de África e incluye la península del Sinaí (que pertenece al continente asiático). La mayor parte de su superficie la integra el desierto líbico, sólo habitado en torno a los oasis. Su capital es El Cairo. Egipto es uno de los países más populosos de África. La mayor parte de la población se asienta en las riberas del río Nilo y en el delta donde están las zonas de tierra fértil. Casi la mitad de los egipcios viven en áreas urbanas, sobre todo en los centros densamente poblados de El Cairo y Alejandría.

Egipto es una tierra aislada geográficamente, con fronteras muy definidas. Grandes desiertos se extienden de Este a Oeste. Al Norte se encuentra el mar Mediterráneo. Al Sur había una impresionante barrera de roca ígnea. No obstante, dentro de estos límites definidos el país estaba dividido: el Alto Egipto, que se extendía desde Aswan hasta un punto situado justo al sur de El Cairo actual, y el delta o Bajo Egipto, que se extendía desde el punto en que el Nilo se abría en un triángulo de tierra fértil, a unos doscientos kilómetros del Mediterráneo.

A través del Alto y el Bajo Egipto discurría la arteria vital el Nilo. En el sur, la primera zona de roca ígnea impide remontarlo navegando. [Algunos guías y libros la llaman erróneamente "la primera catarata", porque las barreras de roca ígnea actúan como obstáculos frente a la corriente de las aguas del Nilo, produciéndose un paisaje muy parecido al de las cataratas]. Las barreras desérticas proporcionan seguridad y actúan como protección natural frente a la entrada de otros pueblos. De hecho, todas las invasiones de pueblos extranjeros se adentraron desde la península del Sinaí, la zona de unión con Asia Occidental y única frontera desprotegida. Este aislamiento geográfico con barreras impenetrables dio como fruto a los egipcios un territorio seguro para meditar e inventar, creando una civilización original y grandiosa, por estar aislada de los influjos culturales exteriores.

El antiguo nombre del país, Kémet, o 'tierra negra', viene de los fértiles limos negros depositados por las inundaciones del Nilo, distintos de la "tierra roja" del desierto. El nombre Kémet se transformó en kimi y kim en la etapa copta de la lengua egipcia. Fue traducido al primitivo griego como (Jimía) y se derivó de él la palabra química que se pronuncia en árabe quémia y de forma parecida en casi todos los idiomas del mundo (una referencia a la proverbial fertilidad del suelo egipcio).

Misr, nombre oficial árabe de Egipto, es de origen semítico. Además de ser citado en el Corán veinticuatro veces, cinco explícitamente y diecinueve implícitamente refiriéndose a la tierra. En total son veinticuatro, directamente relacionado Egipto con otras palabras semitas. Por ejemplo, el nombre hebreo, Mitzráyim, de uno de los nietos del profeta Noé que vivió en el Bajo Egipto, el Delta. Mitzráyim significa literalmente 'los dos estrechos' (una referencia a la separación histórica en el Alto y Bajo Egipto). Misr significaba originalmente 'metrópoli', 'civilización' y también 'país' o 'tierra fronteriza'.

El nombre en español, Egipto, proviene del latín Aegyptus, derivado a su vez de la palabra griega (Aigyptos). El vocablo primitivo era Guep en la lengua antigua egipcia. Guep era el nombre del hombre que representaba la tierra y se cree hoy en día que es nuestro padre Adán. En hebreo, Adamá significa "la tierra". De Guep se derivó Guept, "la tierra", en el egipcio antiguo. El término fue adoptado en copto con la terminación griega de los nombres [ios] como Gyptios. Pasó al griego como (Aigyptos) y al árabe como Qubt que todavía está en uso para referirse a la ciudad de Queft, que era como puerta de entrada para Egipto desde el mar rojo y para designar a los egipcios cristianos en árabe. Así, pasó el adjetivo copto al español.

Se ha sugerido que el nombre, Egipto, es una corrupción de la frase egipcia het-ka-petah, que significa literalmente 'casa del espíritu de Petah, (ka) de Petah', el nombre de un templo a Petah en Menfis. Petah representa al Dios creador que creó el universo. Primero en su corazón, es decir, en su sabiduría, después materializó el mundo y todo lo existente a través de la palabra, es decir, a través del verbo. Los antiguos egipcios, en cuanto a la creación del universo, poseían el mismo planteamiento monoteísta judío cristiano o islámico. Para los antiguos egipcios, el templo simboliza el cosmos en pequeño y Egipto es una encarnación de este cosmos en grande. Entonces, conviene dar el nombre del templo de Petah a Egipto entero.

He notado que casi todos los nombres de Egipto giran en torno del significado de la tierra, como referencia al mundo entero, en aquel entonces.

Egipto constituyó una de las más antiguas y magníficas civilizaciones del mundo. Hace cinco mil años, los egipcios ya habían aprendido a hacer pan, cerveza y mezclar la pintura. Sabían fundir y trabajar el cobre, perforar abalorios, mezclar minerales para hacer cosméticos y lustrar la piedra y la superficie de recipientes de cerámica. Habían inventado la azada, el más antiguo instrumento de agricultura, y realizaban experimentos en la cría de animales y el cultivo de plantas.

La civilización egipcia logró sobrevivir durante treinta siglos que dieron como fruto su escritura, calendario, la medicina y maravillosas obras arquitectónicas que hoy continúan desafiando el inexorable rigor del tiempo. La civilización egipcia es el resultado de una serie de factores, tanto geográficos como humanos, que permitieron que se produjera una cultura original y grandiosa, cuyos caracteres principales pueden resumirse en; aislamiento, organización, religión, la gran importancia del Nilo y el hombre egipcio, quizá su característica más importante. Es preciso indicar que la prosperidad del Antiguo Egipto se basaba casi en exclusiva en la capacidad desarrollada por sus habitantes para aprovechar las crecidas del Nilo en su beneficio económico.

Egipto ha tenido la rara suerte de irradiar sus logros por setenta siglos y casi en cada época de este enorme lapso de tiempo ha seguido ejerciendo en algún campo su autoridad y su prestigio. Egipto ha sido la cuna de todas las civilizaciones; cuando el resto del mundo no había aún ingresado en la historia, Keops construía monumentos que ni siquiera el arte moderno ha logrado, por grandiosidad, superar. Tutmosis, Amenofis y Ramsés subyugaron a todas las razas humanas entonces conocidas. Bajo los Griegos y los Romanos, fue siempre Egipto el que dominó con las ideas, como antes lo había hecho con las armas. Y son las sectas filosóficas de Alejandría las que llevan a un momento de crisis suprema el gran movimiento espiritual del que surgirá el mundo moderno.

Egipto es el museo de la historia y el alambique donde las más grandes culturas se fusionaron. Bastaría decir que en su tierra florecieron las civilizaciones faraónica, griega, romana, cristiana e islámica. Cada palmo de su tierra nos cuenta una historia o relata una leyenda; ofrece enigmas ante los cuales los sabios o pensadores se han quedado perplejos; alberga tesoros que, día tras otro, sus alfabetos nos descifran misterios de un esplendor humano que abarca diferentes áreas, como por ejemplo la del embalsamamiento y la de la astrología.

Aquí, en Egipto, las artes nacieron, las ciencias florecieron, las religiones hallaron seguridad que propiciaba un seguro refugio para aquellos que sufrían y se sentían atormentados por las persecuciones. Aquí, pues, fue la morada de paz para las creencias monoteístas, cuyas raíces se arraigaron muy profundamente en su tierra.

Samir Ahmed Hiweg - Guía turístico de habla Hispana en el Cairo

- Gracias: SAMIR


A los interesados por la cultura egipcia los invito a ver las siguientes páginas: jeroglífico, hierógrafo, hermético, antimonio, obelisco, laberinto, faro, adobe, azucena, gata, áspid, amatista, y mi lista de deidades.



Avísanos si tienes más datos o si encuentras algún error.

Miembros Autorizados solamente:

 

 

A
B
C
D
E

F
G
H
I
J
K
L
M
N
Ñ
O
P
Q
R
S
T
U
V
W
X
Y
Z

Estas son las últimas diez palabras (de 9272) añadidas al diccionario:
vendaval   ixódidos   comodato   choque   rizoforáceo   hipotónico   rebosar   verseo   puente de Varolio   deuda  

Estas diez entradas han sido modificadas recientemente:
chancho   hipócrita   garrapata   chinchorro   ciguato   tórtola   jamaica   káiser   jamón   galardón  
Último cambio: Martes, Abril 22 15:29 MST 2014